CHOFER DE UBER MATÓ A CLIENTE QUE VOMITÓ Y NO QUISO PAGARLE

DEBE RESOLVERSE A LA BREVEDAD LA CRISIS DE VIOLENCIA ENTRE TAXISTAS Y CHOFERES DE UBER, PARA NO EXPONER A LOS USUARIOS DEL SERVICIO QUE OPERA EN LAS PRINCIPALES CIUDADES DEL MUNDO SIN PROBLEMAS

Todo comenzó cuando el chofer de nombre Clayton Benedict recogiera a un par de amigos en una carretera de Nuevo México en EUA. De pronto, uno de los jóvenes de nombre Jonathan Reyes vomitó el asiento trasero. Como era de esperar, el conductor pidió que le pagaran la cuota correspondiente por estos incidentes, pero se negaron.

Tras no llegar a un acuerdo, Benedict bajó del coche a Reyes y a su compañero James Porter.

Una vez fuera del vehículo, este último se puso agresivo, según el reporte policial. Para tratar de calmarlo, el chofer sacó un arma y le pidió que se detuviera y retrocediera.

Sin embargo, Porter corrió hacia el coche y amenazó con atropellarlo. Fue en ese momento que Benedict decidió dispararle, lo que provocó su muerte.

Por su parte, la familia de la víctima demandará a Uber por poner en riesgo a los clientes al haber permitido a Benedict ser un socio conductor a pesar de que en 2015 enfrentó cargos por abuso infantil.

En tanto, Uber explicó que Benedict ya no tiene acceso a la app. Aunque una amiga del fallecido escribió en su cuenta de Twitter que él sigue libre.