VACUNA CONTRA SARAMPIÓN SERÁ OBLIGATORIA PARA NIÑOS EN ALEMANIA

El parlamento de Alemania aprobó una ley para que la vacuna contra el sarampión sea obligatorias para los niños, en respuesta a un aumento global en los casos de la enfermedad.

Antes de la introducción de la vacuna contra el sarampión en 1963 y la vacunación generalizada, ocurrieron epidemias importantes aproximadamente cada dos o tres años.

Sin embargo, en los últimos meses, los gobiernos de todo el mundo se han visto obligados a tomar medidas una vez más para combatir el regreso constante de los casos de sarampión y un creciente escepticismo hacia la vacunación. Alemania está entre ellos.

Por su parte, el ministerio de salud, dirigido por Jens Spahn, describió la ley como «protección infantil» y dijo que quienes la respaldaban expresaban una responsabilidad hacia toda la sociedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la cobertura de vacunación del 95% de la población es necesaria para prevenir un brote masivo.

En Alemania hubo 543 casos de la enfermedad el año pasado, y este año hasta ahora se han reportado 400 casos.

Finalmente, aquellos que sean vacunados contra el sarampión también estarán protegidos contra las paperas y la rubéola, debido a la disponibilidad de la vacuna como una inyección triple.

La «Ley de protección contra el sarampión» estipula que, a partir de marzo de 2020, los niños y el personal de jardines de infancia y escuelas, centros médicos e instalaciones comunitarias tienen que estar vacunados. Estos incluyen residencias para solicitantes de asilo, refugios para refugiados y campamentos de vacaciones.

Los padres que no vacunen a sus hijos en edad escolar enfrentarán fuertes multas de hasta € 2,500, más 53 mil pesos mexicanos, mientras que los niños más pequeños podrían enfrentar una prohibición de las guarderías.

En México, en lo que va de este año, se han registrado 20 casos de sarampión en distintos puntos del país.

El sarampión se transmite principalmente por contacto directo con las secreciones nasales o de la garganta de los infectados.

Sus síntomas incluyen fiebre, enrojecimiento de los ojos, congestión nasal, tos, manchas dentro de la boca y la aparición de ronchas en todo el cuerpo.