Si tienes uno de estos iPhones, Apple está obligada a pagarte $25

 

Apple ha alcanzado un acuerdo con los demandantes en uno de los casos judiciales que le ha hecho más daño en toda su historia: el “batterygate”. Deberá pagar hasta 500 millones de dólares a repartir entre todos los usuarios de iPhones afectados por el “batterygate”.

En total, la compañía de Cupertino deberá pagar $25 a cada usuario, con un pago total mínimo de $310 millones. Según el número de celulares vendidos en Estados Unidos, esta cantidad podría llegar hasta los 500 millones, dependiendo del número de personas que presenten una reclamación.

Según la agencia de noticias Reuters, el acuerdo debe ser aprobado por la corte del distrito de California antes de que los afectados puedan realizar una reclamación.

¿Quién puede reclamar dinero a Apple?

Según el acuerdo, podrán reclamar sus $25 los dueños del iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6s, iPhone 6s Plus, iPhone 7, iPhone 7 Plus o el iPhone SE que hayan instalado el sistema operativo iOS 10.2.1 o posterior.

 

Pero ojo, este acuerdo sólo afecta a las personas que hayan comprado su celular en los Estados Unidos.

¿Qué es el “batterygate”?

El escándalo del “batterygate” (en inglés) salió a la luz en diciembre de 2017, cuando varios usuarios de Reddit descubrieron que sus iPhone estaban corriendo a una velocidad de reloj menor que la original. Mucho menor: según las pruebas en un iPhone 6 al que habían cambiado su batería original, el celular saltó de 600Mhz a 1,400Mhz — la velocidad original de la máquina.

Al parecer, Apple había introducido código en su sistema operativo para ralentizar el rendimiento del procesador al pasar un tiempo desde la compra del mismo. El CEO Tim Cook y sus secuaces confirmaron que, efecto, el sistema operativo iOS ralentizaba la máquina cuando el celular llegaba a una edad. Según la compañía, lo habían hecho por “el bien de los usuarios”: al ser una batería que no podía mantener tanta carga, según rezaba su excusa, preferían ralentizar el procesador que el iPhone se apagara de repente. Si alguna vez te has preguntado por qué tu iPhone parecía más lento que en el momento de su compra, ésta es la razón.

Por supuesto, la “explicación” era una patraña por varias razones.

Primero, en ningún momento se notificaba al usuario de esta acción. Sencillamente, se ralentizaba todo y, qué casualidad, siempre ocurría cuando salía un nuevo iPhone al mercado. Coincidencias de la vida.

Segundo, es mentira que el celular se fuera a apagar de repente. Y de nuevo, aunque eso fuera así, se le debería comunicar al usuario el por qué de la ralentización y hacerla opcional — algo que Apple tuvo que hacer en una actualización de iOS ante el escándalo que se formó.

Y, finalmente, Apple podría también haber notificado al usuario que, actualizando la batería del celular, su iPhone iba a recuperar la velocidad.

En definitiva, todo olía a que Apple había estado engañando a sus usuarios por omisión para que estos se inclinaran a comprar un nuevo iPhone cada vez que sus celulares perdían velocidad.

¿Es esto el final del escándalo?

Difícilmente. Después de que el batterygate saliera a la luz, multitud de organismos gubernamentales y organizaciones de usuarios se han decidido a demandar e investigar a la compañía de la manzana.

A las 45 demandas que aparecieron en los Estados Unidos y que ahora han sido eliminadas, el organismo gubernamental de defensa del consumidor francés abrió una investigación sobre el “engaño y obsolescencia planeada” de Apple. Y en China, el Shanghai Consumer Council también demandó explicaciones sobre lo mismo.

El mayor daño, sin embargo, fue para su reputación. Para una compañía que se precia de ser una defensora del medioambiente y la honestidad, el escándalo del batterygate realmente demuestran de qué pasta están hechos.

Al final, como todas las corporaciones, todo se hace por el dólar.

 

Fuente: TechRadar